El primer microondas

Hacia 1946, Percy Spencer, ingeniero de Raytheon Corporation, que se dedicaba a la investigación científica y que solía colaborar con el gobierno de los USA, se encontraba realizando unas pruebas con un magnetron.

El generador de altas frecuencias, se investigaba para su aplicación como radar. Tras realizar pruebas con él, Percy rebuscó en el bolsillo de su bata una tableta de chocolate y resultó estar derretida.

Después de darle unas cuantas vueltas a la cabeza, buscó unos granos de maíz, que colocó cerca del magnetron, y al cabo de poco tiempo, tenía palomitas de maíz esparcidas por todo el laboratorio. Al día siguiente llamó a un colega y colocaron un huevo. El huevo tembló y estalló salpicándolos. Rápidamente comprendieron que el magnetron producía unas reacciones, cuyo resultado era el aumento de temperatura y se le ocurrió darle la aplicación que hoy en día conocemos y disfrutamos en nuestras cocinas.

Los ingenieros de Raytheon perfeccionaron el invento, que fue patentado y comercializado. Éste primer microondas para la cocina, pesaba 80 Kg y medía 1,60 además de costar 5.000 dólares. Necesitaba refrigeración por agua, de manera que era necesaria la instalación de una toma. De ninguna manera se hubiera podido integrar en un mueble.

Como es lógico, al principio sólo se empleó en restaurantes e industrias, pero en los años 70 y después de pasar por muchas mejoras, y por un cambio importante en el sistema de refrigeración que pasó a ser por aire,  ya formó parte de los electrodomésticos de muchas cocinas.

Gracias a éste invento, proliferaron los negocios cuyo objetivo era la comida rápida, y también se buscaron nuevas aplicaciones, como secar cerámica, papel, cuero y flores.

Sin embargo, durante un tiempo, la leyenda negra persiguió al microondas, apareciendo mitos y desconfianza. Cuando el tiempo demostró que nadie moría envenenado, ni quedaba ciego o estéril por las radiaciones, resurgió una gran demanda y hoy por hoy es uno de esos electrodomésticos que no pueden faltar en nuestro hogar y que nos facilita la vida. Nos proporciona un desayuno rápido y sin ensuciar, cocinar alimentos de manera muy inmediata, descongelar y calentar.

Esta entrada fue publicada en Historia de la cocina y curiosidades. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>