La cocina blanca

La cocina blanca, es una cocina intemporal, siempre de moda; una apuesta segura, que va a permitir decorar y redecorar las veces que uno quiera, con elementos de color… hoy rojo, mañana verde. Para esto podemos cambiar las cortinas, los botes de galletas, los jarrones o el reloj de pared.

No está reñida con los diferentes estilos. Podemos tener una cocina blanca rústica-romántica, si está hecha con una madera lacada en blanco y con un decapé o un arenado; si la puerta es enmarcada o con capilla, por ejemplo.

Una cocina blanca, moderna, en un alto brillo canteado o un PVC, de líneas rectas un depuradas. Con tiradores lineales o incluso carente de tiradores como las que los sustituyen con “uñeros” o las de tipo “gola”.

Una cocina blanca, nos va a proporcionar, además, una gran sensación de amplitud, luminosidad y limpieza. Los más puristas, colocarán una encimera blanca, conscientes siempre, de que al ser un material diferente a las puertas, la tonalidad de blanco es un poco distinta. Podemos ser más atrevidos y dar un contraste en la encimera, que podría ser gris, para los menos atrevidos o naranja, rojo, verde, azul; para los más intrépidos.

Los esquimales son capaces de distinguir más de treinta tonalidades de blanco, lógicamente, nosotros no podemos tener esta agudeza, porque no vivimos rodeados de nieve todo el año, ni de distinguir qué bloque de hielo es mejor para construir un iglú. Sin embargo, la realidad es que podemos optar a colocar nuestra cocina en esos tonos tan populares y tan subjetivos como son, el blanco roto, blanco hueso, blanco marfil, blanco nieve, y muchos otros, tantos como podamos diferenciar.

A todos estos matices podemos, además, añadir que podemos elegir entre en brillo y el mate. El brillo siempre intensifica y destaca los colores. El blanco nieve, parece siempre más blanco en brillo que en mate.

Esta entrada fue publicada en Cocinas, Recomendaciones, Tendencias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La cocina blanca

  1. Teo Gómez dijo:

    Faltaría comentar que las cocinas blancas son, a lo contrario de lo que se podía pensar, más limpias que el resto de colores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>