Tendencias de los muebles de cocina

Si digo que vivimos en un mundo dinámico, cambiante y en continua evolución, no descubro nada nuevo. El 85% del conocimiento total de la humanidad es contemporáneo. Y cada vez este movimiento es mayor, tendencias que antes podían estar durante varios años en el mercado, se quedan obsoletas en cuestión de meses.

Y el mundo del mueble de cocina no es ajeno a este ritmo. Hace apenas dos décadas los modelos de puertas, los colores, los materiales, podían permanecer en catálogo durante cinco o diez años fácilmente. Sin embargo ahora la fuerte competencia entre los fabricantes de muebles de cocina ha hecho que cada uno de ellos busque su factor diferencial, lanzando nuevas colecciones cada temporada, y retirando de la oferta aquellas que no han cubierto expectativas de ventas.

Mueble de Cocina Italiana

Durante muchos años todos los muebles de cocina que podíamos ver en cualquier casa eran muy similares, puertas en formica postformada, cantos en pvc o madera, y diseños con más o menos fantasía, pero que no evitaban que al mirar distintos muebles, viéramos una cocina igual a otra. Todas las cocinas nos recordaban los muebles de cocina de nuestra casa. No había personalidad propia en cada una de ellas.

Las únicas alternativas para desmarcarse de esa tendencia en los muebles de cocina eran las puertas de madera o lacadas, una alternativa bastante más cara, y no apta para la mayoría de los bolsillos. Además de los inconvenientes que esos acabados tenían para nuestros muebles. El ambiente húmedo y la temperatura presentes en cualquier cocina hacían que esos materiales sufrieran más que una formica por lo que su deterioro era mayor.

Muebles cocina Schiffini

La década de los noventa trajo una revolución a las cocinas, las puertas de pvc.
No solo permitieron diseñar modelos de puertas más atrevidos, sino que los avances técnicos facilitaron la creación de diseños más evolucionados, las imitaciones de madera eran más naturales, los colores lisos empezaron a marcar tendencia, con acabados mate predominantemente.

Aunque sus principios no fueron fáciles, al final el pvc se fue haciendo hueco en nuestras cocinas. Los pequeños inconvenientes técnicos fueron solucionados con un gran esfuerzo por parte de los fabricantes para poner en el mercado un producto de calidad. Los muebles de cocina dejaron de lado los brillos característicos de la formica para pasar a ser más mates pero con más realismo.

En los últimos años, la formica ha decidido recuperar el terreno perdido, y a apostado por acabados con alto brillo, huyendo de las puertas postformadas para ofrecer un producto de líneas rectas, moderno y funcional. Los muebles de cocina han podido contar en estos años con puertas terminadas con cantos de aluminio, en cantos acrílicos monocolor, bicolor, e incluso tricolor.

El mueble de cocina se está adaptando a las exigencias del consumidor, que ya no quiere tener en su casa la misma cocina que el vecino. Quiere que su cocina sea suya, que refleje su personalidad, su estilo, su forma de vida.

Los hábitos sociales también han marcado la tendencia en los muebles de cocina, en su distribución, en su aspecto general.

Nuestras abuelas y nuestras madres buscaban en la cocina espacio, querían muebles para poder guardar todos los utensilios que usaban: la olla envejecida que solo salía de su rincón olvidado para cocer el pulpo de nochebuena, las tarteras de barro cocido de mil tamaños, y cada una con su función asignada, el puchero de los guisos, la inmensa olla del cocido… solo abandonaban su reposo dentro del mueble para ver la luz de la cocina dos veces al año.

El tiempo, el ritmo de vida, la situación económico-social ha hecho que nuestra generación pase menos tiempo en la cocina. Los menús son más sencillos, menos elaborados, y las nuevas tecnologías nos facilitan no permanecer largas horas en la cocina.

Esta ausencia de necesidad de espacio ha hecho que las cocinas puedan ser estancias más cuidadas, los muebles ya no ocupan todo el espacio hasta el techo. El almacenaje ya no es una función vital en la cocina. Empiezan a imponerse los diseños descargados, los muebles comienzan a dejar espacios abiertos, líneas rectas, se juega con volúmenes, formas, la apariencia de la cocina es más ligera, menos saturada de muebles.

Sin embargo, nuestras cocinas no han quedado en un segundo plano dentro de nuestros hogares. Al contrario, se están convirtiendo en el centro de la vida social de la casa. Todo el poco tiempo que dedicamos a cocinar en el día a día, lo convertimos en un tiempo de ocio, de relax, y de vida social el fin de semana. En el fondo, a casi todos nos gusta cocinar, pasar un rato entretenido con los amigos o familiares mientras dejamos salir el chef que llevamos dentro, y degustamos una copa de ese vino tan estupendo que hemos descubierto en nuestra última excursión a una pequeña bodega en la sierra.

Muebles de diseño

Hemos vuelto a las costumbres de nuestros abuelos a principios del siglo XIX, la vida social se desarrollaba en torno al fuego, al hogar, a la caldera… ahora lo hacemos en torno a una placa de inducción, una campana de diseño, y una encimera anti-bacterias. La cocina está recuperando protagonismo en nuestras vidas. Por eso, los muebles de cocina están tomando un papel destacado en la decoración de nuestras viviendas.

Cada vez hay más cocinas integradas con un comedor, o con un salón. Y esa tendencia influye en el diseño de los muebles. Las composiciones de muebles se asemejan más frecuentemente a una librería de salón, con muebles bajos, de apenas unas decenas de centímetros de altura, aparentemente más apropiadas para alojar encima una pantalla plana que un puchero.

No obstante, esto no influye en la capacidad y comodidad de los muebles, los nuevos complementos, accesorios, cajones y gavetas, hacen que la accesibilidad sea muy superior a los de unas décadas atrás.

Sin duda el fenómeno televisivo, el aumento de los programas de cocina, liderados por Karlos Arguiñano, ha influido en esa tendencia en los muebles de cocina. Han sido, y siguen siendo, un escaparate destacado en el que mostrar las últimas tendencias y los nuevos materiales que marcan el presente de los diseños de cocinas.

Esta entrada fue publicada en Tendencias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>